ABRIR FERROL AL MAR

|

Que Ferrol nació al servicio de la Armada lo evidencia con claridad el hecho de que su fachada marítima esté plenamente ocupada por nuestros arsenales militares y por los astilleros públicos. Es por ello por lo que, históricamente todos los gobiernos municipales han ambicionado abrir Ferrol al mar, creando espacios y zonas de contacto de la ciudad con la ría. Pocos avances ha habido en este sentido en las últimas décadas. Los paseos marítimos de Caranza y A Malata o la verja diáfana de Navantia en Esteiro son honrosos intentos de cambiar la fisonomía de una ciudad que vive de espaldas a su principal atractivo. La pasada semana el concello de Ferrol aprobaba la licitación de las obras de rehabilitación de los jardines de Herrera San Francisco y la Cuesta de Mella. Una intervención de calado que permitirá poner en valor  un mirador privilegiado del barrio de A Magdalena sobre la ría, con una inversión que supera el millón de euros, y que otras ciudades envidiarían en un contexto de crisis como el actual. El concejal de Urbanismo, Guillermo Evia acierta cuando coloca esta actuación entre las prioridades urbanísticas del concello.  Ahora ya no es una simple promesa. Es una obra licitada, que una vez adjudicada, será realidad en 14 meses.  Es, sin lugar a dudas, una actuación fundamental para nuestra ciudad que va a permitir recuperar una zona abandonada en las últimas décadas y devolverle el esplendor perdido. Los bajos de la cuesta de Mella se convertirán en un centro de información sobre el casco histórico y en lugar de recepción de quienes nos visitan. Se trata de dignificar la zona de contacto entre el barrio de A Magdalena y los Arsenales, con una actuación, que se complementa con la reforma del Cantón de Molíns, también prevista para los próximos meses. Algunos creían que abrir Ferrol al mar era simplemente tirar la muralla. Se equivocaban. Abrir Ferrol al mar es mucho más. Es dignificar  y poner en valor la zona de contacto de A Magdalena con los arsenales y el astillero. En el Cantón, en el puerto, y también en la Cuesta de Mella, en la avenida de Irmandiños y en los jardines de Herrera y San Francisco.  Abrir Ferrol al Mar es poner en marcha rutas turísticas en los arsenales y los astilleros como la Ruta de la Construcción Naval, que ha alcanzado un gran éxito.  Abrir Ferrol al mar es rendir tributo a nuestra propia identidad, y ponerla en valor para el disfrute de todos.

 

ABRIR FERROL AL MAR