Reinterpretando al gran líder

|

Estábamos equivocados. No entendíamos nada. Por culpa del plasma. No entendíamos el mensaje del gran Mariano. Criticábamos sus silencios, nos reíamos de sus inconexas respuestas y no alcanzábamos a entender sus sabias reflexiones.
Así, cuando al ser preguntado por Bárcenas decía eso de “llueve, llueve mucho”, quería decir que estaba preparado para recibir chuzos de punto y que estos caerían sobre nosotros, los ciudadanos. De ahí que, ahora, nos cuente que los bancos están fuertes como el primo de Zumosol, pero lo que nos está diciendo es: “Con vuestro dinero se rescató a la banca y ahora podemos recoger nuestro beneficio. Y es que si gana el banco ganan unos pocos y si pierde… apandamos con la deuda los vecinos, los de la villa, los villanos que dicen…
Y si en lugar de tratar, directamente, de la corrupción que le rodea dice: pido perdón en nombre del PP, quiere “colar” que la culpa es de otros. Cuando dice que “se han producido algunas cosas que no nos gustaría que se hubieran producido esas pocas cosas”, es que quiere explicar que “si no se chivaran los periódicos de algunas”, algo que no le gustó nada, no andarían por ahí –Acebes, Cospedal, etc.– presentándose ante el juez para dar explicaciones sobre dinero negro, sobresueldos, obras en las sedes gracias a donantes amigos.
Y cuando dice que “ahora que salgo mucho por ahí observo que hay muchas cosas buenas por aquí: autopistas, trenes de alta velocidad, aeropuertos….”, se refiere, primero, a que antes, cuando tenía que pagar los viajes, se quedaba en Sanxenxo y, segundo, que antes –y mientras él se abanicaba– otros hicieron las carreteras, los aeropuertos etc., eso que se llama la herencia, y, enseguida, ellos (ya viajaba él sin pagar) en Valencia, Baleares, Madrid, Castilla-La Mancha, con la ingeniería financiera de Gürtel, hicieron algunas cosas feas, y esas personas “por las que preguntan en los periódicos (Acebes, Mato, Bárcenas, Matas, Fabra etc.) ya no son sus colegas, no están en el partido y él, verdaderamente, ni les conocía”.
Como mucho le “suena” el nombre de Aznar, cree que Franco dejó todo bastante atado y que, con él en la Moncloa, sus amigos del Ibex 35 ganaron un 38% más. Eso sí: 800.000 niños pasan hambre y uno de cada cuatro españoles padece exclusión social. Eso no lo cuenta, pues ni manda, ni sabe, ni hace nada. Y nosotros, resistiendo.

Reinterpretando al gran líder