La vergonzosa historia del Ferrol de la Ilustración

|

E  l próximo 25 de Febrero se cumplen quince años de la reunión celebrada en el Concello de Ferrol entre el alcalde de la ciudad, Xaime Bello, y el presidente de la Real Academia Gallega de Bellas Artes, Julio Fernández Argüelles, para sentar las bases de petición del galardón de Patrimonio de la Humanidad para el conjunto de la Ciudad, Arsenal y construcciones defensivas de la Ría de Ferrol.
Comenzó entonces un largo y complicado camino para llevar adelante este proceso. Mientras que el Concello de Ferrol era incapaz de involucrar a la Universidad y Colegios Profesionales, la Armada, dando la espalda a la ciudad, se desentendía del proceso y las entidades culturales y empresariales de la ciudad ni conocían, ni les importaba el tema.
Más tarde las alcaldías de Juan Juncal y Vicente Irisarri pasaron del asunto, quedando tan solo la entonces emprendedora Fundación Ferrol Metrópoli en apoyo de la petición de Patrimonio Mundial, creando la marca de Ferrol de la Ilustración, que incluso registró oficialmente, y contribuyó a su difusión con exposiciones por diferentes lugares de Galicia, España y Europa.
Una vez que Ferrol Metrópoli naufragó debido a errores propios, el proceso de Patrimonio de la Humanidad se enquistó, sin lograr el necesario apoyo de la Xunta de Galicia y del Gobierno de España, dejando, a cambio de un coste elevado, una importante colección de 3.000 planos y documentos sobre Ferrol del siglo XVIII, obtenidos en archivos nacionales y extranjeros.
Durante algún tiempo esta colección documental estuvo a disposición de los investigadores, teóricamente gestionada por una organización empresarial ferrolana, sin conocimiento alguno en el tema. 
Pronto la anterior corporación municipal cerró el acceso a esta documentación y la actual corporación incluso clausuró el edificio donde se guardaba, el antiguo Hospicio, en un nuevo ejercicio de desidia cultural.
Tras el actual cierre judicial del local de la Fundación Ferrol Metrópoli, se perdió su interesante documentación, especialmente el conjunto de paneles de Ferrol de la Ilustración y Ferrol Modernista, que hace años dieron a conocer a la urbe en diversos foros celebrados  en ciudades de España y Europa. Los responsables, tanto a nivel municipal como a nivel empresarial, de la desaparición de dichos paneles deberían rendir cuenta de esta vergonzosa actuación.
Ante la desidia municipal y la parálisis de las fuerzas vivas y asociaciones culturales ferrolanas, que tienen el proceso de Patrimonio de la Humanidad totalmente paralizado, mientras se dedican a arañar en la niebla sin vislumbrar que hay detrás,  un grupo de ferrolanos hemos creado un Foro de trabajo para darle carácter oficial a la participación que ya veníamos llevando a cabo a título particular en foros y asociaciones internacionales donde se estudia de forma multidisciplinar el tema de la Ilustración.
Obviando la parálisis funcional del Concello de Ferrol, nos hemos registrado con el nombre de Foro de Ferrol de la Ilustración directamente en el Registro Nacional de Asociaciones, aprobando el Ministerio del Interior nuestra inscripción. A partir de ahora, mientras los responsables de cultura del Concello siguen dando palos de ciego, este Foro de ferrolanos se dedicará a dar a conocer las características ilustradas de Ferrol en los foros internacionales.   
Todo lo anterior nos lleva a otra consideración. El Concello de Ferrol es incapaz de crear un Museo de la Ciudad, habilitando el lugar adecuado que pueda reunir tanto las dispersas colecciones de pintura y artes plásticas, como los objetos relativos a la Ilustración y el Modernismo, la Semana Santa y la fiesta de las Pepitas, los usos, costumbres y la cultura del trabajo, en resumen las señas de identidad cultural de la urbe, sin olvidar las dos rutas históricas, el Camino Inglés y el de San Andrés de Teixido.  Precisamente en este Museo deberían estar guardados los citados paneles de la Ilustración y el Modernismo y la referida documentación.
jjburgoa@hotmail.com 
 

La vergonzosa historia del Ferrol de la Ilustración