Europa verde

|

si el luxemburgués Jean-Claude Juncker arrancó su mandato al frente de la Comisión Europea  bajo el lema de “crecimiento y puestos de trabajo”, su sucesora, la alemana Úrsula von der Leyen, 61 años, miembro del Partido Popular Europeo,  lo inició hace unos días bajo una bandera verde: la de la transición ecológica y la lucha contra el cambio climático. Y así lo confirmó en su primer acto oficial, en la Cumbre del Clima, en Madrid. 
Su propósito es que en el año 2050 Europa llegue a ser el primer continente descarbonizado, neutro en emisiones de dióxido de carbono. Y para ello se propone elaborar en sus primeros cien días de trabajo en Bruselas un “New Green Deal”; esto es, un “nuevo acuerdo verde” que ponga a Europa en la vanguardia de la lucha contra la emergencia climática y que está llamado a ser el buque insignia de la nueva Comisión.  Presupuesto: un billón de euros a lo largo de la próxima década.
También es el plazo que se ha dado para sentar las bases de varias áreas que considera estratégicas: agenda digital, migraciones, reglas fiscales y defensa.  A la alemana, no obstante, le corresponderá la ingrata labor de contemplar el arriado de la bandera británica de las instituciones europeas y por tanto la más amarga de sus consecuencias, que es un agujero considerable en el presupuesto comunitario que deberán  rellenar los demás países.
La señora Von der Leyen y su equipo de comisarios arrancan, pues, con fuerza. Otra cosa es que lleven a buen término tales iniciales propósitos, pues dichas iniciativas deberán enfrentarse a un Parlamento fragmentado que hasta ahora ha exhibido un elevado nivel de exigencia para con la Comisión y a países que piden más tiempo de transición para no dañar unas economías nacionales muy dependientes todavía de los combustibles fósiles. Es el caso de Polonia, Hungría, República Checa y Estonia.
Trabajo le ha costado armar su equipo, en especial a raíz de que la Eurocámara echara para atrás a tres candidatos,  propuestos por otros tantos países (Francia, Rumanía y Hungría) y por ella en principio asumidos. Trabajo y tiempo, porque por unas u otras circunstancias ha venido a iniciar su mandato con un mes de retraso respecto al calendario previsto. Y además con sólo veintisiete comisarios, por la ausencia del representante del Reino Unido, que se negó a proponerlo porque está de salida. 
De todas formas, Von del Leyen consiguió la aprobación de su equipo por una mayoría contundente: 461 votos a favor, 157 en contra y 79 abstenciones (los Verdes). Un resultado más amplio del obtenido por Juncker hace cinco años y también del que ella misma logró en julio en el mismo Parlamento. Ha aglutinado a todo el centro político: populares, socialistas y liberales. Y ha formado la Comisión más paritaria en cuestión de género: quince hombres y 12 mujeres.

Europa verde