El momento de ser serios

|

PASÓ el 1-O; pasó también el 2-O; hoy ya estamos a 3-O... dentro de nada llegará el 1-D y sin darnos cuenta estaremos en Fin da Año. ¿Qué habrá ocurrido para entonces? Es imposible saberlo. Mariano Rajoy, el non grato en Pontevedra y muy grato en Guadamur, ya recibió en la Moncloa a Pedro “La sonrisa” Sánchez y a Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez para empezar a diseñar la estrategia de respuesta al desafío catalán. Lo hizo después de anunciar que está dispuesto a hablar con todos. Carles Puigdemont, que ya habla como si fuese el presidente de una república, anunció que en cuanto le llamen a negociar, irá corriendo; eso sí, exigió que no le pongan ninguna condición.  Su planteamiento es un poco absurdo: pongo como condición que no me pongas condiciones. Pero aun así, no estaría de más que Rajoy y él se sentasen ante una mesa, se apretasen las meninges y resolviesen una situación que no se puede prolongar más en el tiempo. El período para hacer el ridículo ya acabó.   

El momento de ser serios