EL PESO DEL VETO

|

Las descalificaciones de los partidos de la oposición no dejan de crecer en relación con la decisión de Navantia sobre el dique flotante. Bruselas sigue determinando, como ya lo hizo hace casi diez años, el presente y futuro de unas factorías que son patrimonio exclusivo de este país empleando criterios contradictorios, como son los de reducir la taa de  desempleo y, por otro lado, el de restringir la capacidad productiva del sector naval. No le falta razón a una asociación empresarial como IEN por Europa cuando alerta de que la batalla esté tal vez en asegurarnos de que la Comisión Europea no  lleve el veto más allá de 2014.

EL PESO DEL VETO