El sentidiño es la clave para acabar con las incertidumbres

|

PARECÍA que non daba chegado o día, pero chegou. Después de una larguísima precampaña y una campaña más corta en el tiempo, pero que también se hizo eterna –¡qué felicidad provocó la calma de la jornada de reflexión, sin un solo mensaje político!– llega la hora de votar. Un total de 2.698.525 personas tiene derecho en Galicia a hacerlo; es una parte pequeña en comparación con los más de 36,8 millones que pueden acudir a las urnas en todo el país. Pero ser una porción reducida no significa que depositar la papeleta suponga un acto con poca trascendencia; al revés, la tiene y mucha, como la tendría que fuese una única persona la que pudiese votar, porque lo importante es el hecho en sí mismo de disfrutar de libertad para optar por una u otra alternativa. Así pues la reflexión es fundamental a la hora de decidirse por una propuesta determinada. Actuar en conciencia, con sentidiño, es la clave para que se resuelva de la mejor manera posible la que ha sido la campaña electoral con el resultado más incierto de la historia del país.

El sentidiño es la clave para acabar con las incertidumbres