¿Un equipo de Primera?

|

MENOS mal que al Getafe se le dio por empatar con el Athletic de Bilbao en San Mamés, porque, como en las últimas semanas, los jugadores del Deportivo fueron incapaces de hacer su trabajo. Necesitaban una victoria ante el Villarreal para sellar la permanencia y, al final, el partido acabó en tablas. Por su parte, el Sporting sí hizo sus deberes y se impuso al Eibar. Aun así, lo auténticamente importante es que los blanquiazules serán un año más equipo de Primera y eso es un premio para la afición y para la directiva, que podrá seguir saldando las deudas millonarias que la gestión de Lendoiro dejó en el club, eso sí, compensada con un palmarés de títulos envidiable. Hoy la ciudad respira tranquila, pero desde ya, todos los implicados en la gestión del Deportivo tienen que empezar a trabajar para que esta agonía vivida en las últimas semanas no se vuelva a repetir. La paciencia y la salud de los aficionados no podrían resistir un año más viendo como el equipo se la juega semana a semana en el alambre.

¿Un equipo de Primera?