Del sainete a la razón

|

EL cierre de la campaña catalana estuvo animado, más que todos los días precedentes. Esquerra reservó su numerito estrella para la jornada final y montó un sainete –pieza teatral tan española–a la puerta de la cárcel de Estremera, marcado por la irrupción de Hogar Social en el acto al grito de: “España no se rinde”. Hasta Pedro “La sonrisa” Sánchez, muy poco activo durante los días precedentes –Miquel “Travolta” Iceta tampoco ayudó a que se movilizase con sus disparates sobre el indulto a los exconsellers y a los Jordis–, se disparó con una afirmación que da que pensar: “Si hay una mayoría no independentista, es obligado que nos pongamos de acuerdo”. En principio, uno piensa: “le entró el sentido”, pero de inmediato se da cuenta de que simplemente se ha percatado de que como no apoye a Inés Arrimadas, el PSOE desaparecerá y él volverá a ser defenestrado. Cuánta razón tienen los miembros de la sección vintage del partido, a los que el secretario general desprecia por ser unos dinosaurios.

Del sainete a la razón