Lo que dicen las encuestas

|

dice la última oleada de encuestas sobre la intención de voto de los españoles que el PP sube enteros al ritmo al que al Gobierno en funciones le crecen las polémicas. El pulso de los independentistas catalanes parece hacer más daño a los socialistas cada día que pasa sin que se ponga fin a una situación que no pueden permitir que se convierta en crónica. La exhumación de Franco, teórica victoria de Sánchez y los suyos, ha despertado sentimientos encontrados entre los que se creían apoyos seguros y ha espoleado a los situados en el extremo más alejado de las tesis del PSOE. Los pensionistas saliendo a las calles, la sanidad y la educación en permanente conflicto y los fuegos económicos que nunca se extinguen se traducen en papeletas que vuelan hacia otros partidos.
El descontento y la incertidumbre son los más poderosos argumentos con los que puede contar la precampaña popular, que poco más ha tenido que hacer hasta el momento que dejar que sucedan los acontecimientos 
La caída libre de Ciudadanos también redunda en beneficio de los de Pablo Casado, al que se le ensancha la sonrisa por momentos. Cada sondeo debe de ser una pequeña fiesta en las filas de su partido, acostumbrado en los últimos tiempos a que las predicciones no le fueran favorables.
Y en la sede de Vox, poco menos que confeti y serpentinas si se fían de las respuestas de los encuestados. 
Lo que no dicen las encuestas es qué pasará si, acierten o no, se repite el escenario en el que la única combinación para crear Gobierno es la que obliga a un entendimiento entre fuerzas enfrentadas. En ese sondeo todo apunta a que nadie gana. Incluidos los votantes.

Lo que dicen las encuestas