Vuelve el miedo

|

está claro que hay un elevadísimo número de catalanes a los que les importa un pimiento como vaya su economía patria. Son quienes pese a ver la espatá que provocó la DUI entre las grandes firmas, terminaron por volver a votar a los independentistas, auténticos cocos para todo aquello que tenga que ver con la estabilidad y los euros. Y, ahora, tras ese 21-D que terminó dejando el panorama convertido en dejabú, la realidad es que el fantasma de la recesión vuelve a asomar con fuerza en el panorama catalán y, por ende, en el español. Las cifras son desoladoras, se han ido de la comunidad 3.120 empresas, la inversión extrajera ha caído en un 75% en las últimas semanas y la creación de nuevas empresas se ha reducido en más de un 25%. Se suele argumentar que el dinero no tiene bandera, pero lo que está claro es que es bastante cagón, y una de las cosas que más miedo le da es la inestabilidad. Está claro que las urnas prometieron cualquier cosa menos eso, estabilidad.

Vuelve el miedo