LA REVÁLIDA DEL DEPOR

|

La tormenta que se desató con el embargo de los ingresos del Deportivo ha ido amainando, pero afirmar que ya no hay nubes en el horizonte sería mentir. La realidad es que el color que domina es el gris, tanto en los despachos como en el terreno de juego, donde el equipo muestra una debilidad defensiva muy preocupante. Solo la afición disfruta de una salud envidiable y de hecho hoy volverá a demostrarlo con la cadena humana en torno a Riazor, una prueba más de su apoyo al equipo, que ojalá sea capaz de devolver esa ayuda con una victoria, porque una nueva derrota complicaría mucho el futuro.

LA REVÁLIDA DEL DEPOR