Cada uno asume el decoro como quiere

|

En Sanxenxo andan alporizados con tanta despedida-desmadre de soltero/a que padecen. Por ello, han decidido desempolvar una vieja normativa que prohíbe bajo pena de multa la exhibición de los genitales o los glúteos. Con esta medida pretenden que aquellos que se lo quieran pasar bien en la turística villa lo hagan, pero completamente vestidos. Una medida que contrasta con la que acaba de adoptar el Ayuntamiento de Barcelona. Allí, los de Ada Colau han decidido que todas las piscinas públicas de la Ciudad Condal tendrán que permitir el toples alegando que en caso de no hacerlo, sería discriminatorio para quienes quieran practicarlo. En Madrid aún está por ver si se mantiene ese día en el que las piscinas eran nudistas. Y es que el pudor va por barrios o ciudades.

Cada uno asume el decoro como quiere