Sin perdón

|

No creo que lo del Jordi liquide el movimiento independentista de Cataluña; al igual que lo de la posible financiación ilegal del PP, durante veinte años, tampoco acabó con el cerrilismo centrista e inmovilista de Rajoy, que no quiere cambios constitucionales acordes a estos tiempos, que nada tienen que ver con los de la transición franquista a la “monárquica democrática orgánica”.
Creo que nadie de la cúpula del Partido Popular está legitimado para criticar al Jordi, sus hazañas, y los encubrimientos de Convergencia Democrática de Cataluña, en los asuntos más que posibles de latrocinio perpetuo.
Creo que ambos partidos, y sus líderes pasados y actuales, como colaboradores necesarios por acción u omisión, son tal para cual. Pero no comparables al Bárcenas, ya que el tío le echó un par de huevos. Por cierto: lo del Bárcenas demostró que lo de “quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón” es mentira.

 

Sin perdón