Hasta Revilla se queja de que España siga sin Gobierno

|

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, es poco sospechoso de ser un antisanchista peligroso. Lejos de ello, su formación fue la única que votó a su favor en la frustrada investidura que nos está llevando al mayor período de desgobierno del país. Por ello, algo de razón debe de tener cuando se queja amargamente de que esta situación de interinidad le está costando a Cantabria 135 millones de euros. De su mensaje debía aprender algo el responsable de los socialistas gallegos, Gonzálo Caballero, a quien parece no importarle que Galicia esté pasando por serios problemas financieros por culpa de que su jefe prefiera irse de veraneo en lugar de arreglar un pacto con esos que llama socios prioritarios a los que, además, no para de insultar. El país se está jugando demasiado para que Pedro Sánchez y los suyos se tomen el asunto a coña y es inconcebible la falta de responsabilidad que están demostrando los socialistas. No podemos estar a estas alturas con unos presupuestos prorrogados diseñados por Montoro. Y si se empeñan en seguir así, que le devuelvan la cartera de ministro.

Hasta Revilla se queja de que España siga sin Gobierno