EL MUNDO, ENCIMA...

|

J. “era” un hombre educado y afable; una dulzura Dickens nimbaba de un encanto indefinible su figura y su trato. Tras malhadado quiebro de salud, a J. le han colocado un marcapasos, solución compartida con cientos de miles de hombres y mujeres por el mundo adelante.
Sucede que J., de repente, se ha venido abajo. Se ha encerrado en sí mismo y ha levantado el puente; una a todas luces improcedente melancolía agorera ha hecho presa del paisaje de su aliento. Sus amigos intentan rescatarlo, instándolo a que busque ayuda médica para lo que no es otra cosa que un severo cuadro depresivo al que puede hacerse frente con un poco de ayuda (química + afecto, en dosis adecuadas). “Salgo llorando, siempre que voy a verlo…”, me contaba un compañero suyo.
Un marcapasos, convertido en buitre prometeico, cuando debiera contemplarse como hucha de latidos para un corazón que, después de haber querido mucho, acusa, simplemente, fatiga de combate…Un marcapasos supone alas nuevas para volar más alto y más allá; nunca una losa… Lo que ocurre es que J., en su desazón, no se halla en condiciones de apreciarlo…
Quisiera recordarle a esta persona cercada por la niebla, tan hermosa en bondades encendidas, que seguimos precisando, hoy más que nunca, del sol de su serenidad y su equilibrio.
Él tiene nietos. Para ellos es fundamental, por insustituible, la figura venerable del abuelo. Losgrabados antiguos lo reproducían –seguro  que J. lo recuerda– armado de bastón y de bufanda. Velahí que estamos en el siglo XXI: el báculo se ha convertido en marcapasos; cualquier niño lo asume (o que a la comba se salte desde un móvil). Lo que dudo es que un niño o una niña lleguen a comprender la inesperada tristeza de su abuelo, su lejanía cansada, su renuncia a estar de guardia para mostrarles el camino. La presente situación de extrañamiento los hará sufrir mucho, inútilmente… Porque eres fuerte, J., te enfrentarás a un esfuerzo no pequeño. Vamos, una sonrisa, por leve que resulte en un principio... Hazlo por ellos. Practica un poco; seguro lo consigues finalmente. Gracias, J….

 

EL MUNDO, ENCIMA...