Oídos sordos

|

Siempre me ha sorprendido la facilidad con que los políticos pierden la perspectiva de la realidad. Es humano que eso suceda. De repente se ven rodeados de personas que asienten a cuanto dicen, que les hacen la pelota, que procuran no contrariarles porque eso puede suponer ser desterrados del círculo de confianza. Son pocos los políticos que tienen la humildad de escuchar a los que opinan diferente a ellos. Deben de pensar que si han llegado a la cima es por algo y ese algo es que les asiste la clarividencia y la razón. Hago esta reflexión observando lo que sucede en Ciudadanos. Un partido que podía haber sido el refugio de los desencantados tanto del PSOE como del PP, pero que ha emprendido una carrera hacia no se sabe dónde.

Ciudadanos podía haber sido más que un partido bisagra si sus líderes hubiesen sabido dar cabida a todos los desencantados que se mueven en el centroo. Pero de repente a Rivera no le importo salir en la “foto” de Colon y sobre todo derechizar sus mensajes, lanzando un anatema contra el PSOE. Produce estupor escuchar a Rivera y a tantos de los suyos hablando con tanto desprecio del PSOE. Pero sobre todo resulta incomprensible que no ponga ninguna objeción a pactar con Vox y haga profesión de fe de no pactar con el PSOE. Algunos de los “padres fundadores” de Ciudadanos han mostrado su desacuerdo con esta estrategia pero Rivera ya no escucha a nadie, ni siquiera a quienes le pusieron donde está. Parece que Rivera cree que se puede hacer con el santo y seña de la derecha.

Ciudadanos ha desistido de crecer por ningún otro lado que no sea la derecha, pero eso puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Rivera no lo sabe, porque no escucha, pero tiene un problema y es que muchos ciudadanos que en ocasiones han votado al PSOE y que podrían votar a Ciudadanos, descartan esta opción horrorizados por su posición respecto a Vox. Ya sé que otros dirán que Sánchez ha sido capaz de juntarse con lo peor del independentismo pero aún así hasta el momento no ha hecho ninguna concesión intolerable.

Oídos sordos