REPRESENTACIÓN

|

Todos Uds. habrán visto a los protagonistas del asunto: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en su rueda de prensa. En realidad, nada de lo que ambos dijeron ocurrió de cierto en el comedor del Congreso, donde  se “reunieron”. Gracias a una fuente que no puedo revelar (un camarero), les contaré la verdad. 
Ambos se sentaron en mesas bien separadas y de espaldas el uno hacia el otro. Mariano Rajoy pidió una tapa de gambas al ajillo y un Albariño. Pedro Sánchez una de ibérico y un Ribera del Duero. Cada uno estuvo a lo suyo sin preocuparse del otro, y cuando terminaron con el tentempié, Mariano pidió un café solo (muy solo), y Pedro uno doble, también más solo que dios. Cuando al fin los  elementos en cuestión se lubricaron con los cafés, dieron por terminada su reunión y, saliendo cada uno por su lado, cargaron los correspondientes importes a sus partidos, como “gastos de representación”. Nunca mejor dicho ¿no?    
 

REPRESENTACIÓN