Una puñalada en toda la espalda

|

Muy optimista andaba Pedro Sánchez a cuenta de su encuentro con Quim Torra. Pensaba que tirando de chequera iba a ser suficiente para apaciguar al monstruo, pero el president no se contenta sin que le den lo que quiere, y mucho menos cuando estamos a puertas de unas elecciones autonómicas en las que ERC y JxCat se juegan la supremacía del independentismo. Así que, con Sánchez ya en Toledo jugando a ser un joven flecha por las montañas casi nevadas, Torra se ha desatado y exige ya que se fije la fecha del referéndum para la independencia. Vamos, que recupera la versión más radical y no se desmelena, porque no puede.

Una puñalada en toda la espalda