Una campaña infantil

|

MONEDERO no llevó nada bien lo del sorpasso frustrado. Aquella legión de jueces y guardias civiles que se anunció que se había alistado en Podemos para encarcelar a los “sinvergüenzas” del PP, debió desertar en masa, porque las cuentas no salieron. Tal era el enfado que aseguró que el fracaso se debía a una campaña caracterizada por su “infantilismo”. Pablo “Viva la Gente” Iglesias, que el domingo lució corbata, como corresponde a quien cree que va a ser presidente del Gobierno no se dio por aludido. ¿Se referiría a Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón? Es posible. ¿Al hijo de Bescansa? Todavía más probable. El caso es que Ni Unidos Podemos.

Una campaña infantil