La solución está en las embajadas

|

TANTO le robó España a Cataluña que Junqueras tuvo que viajar a Madrid para pedir una esmola. Montoro se la dio, pero ahora la Generalitat se encuentra con que tiene las pelas, ha elaborado los presupuestos, pero la CUP se niega a aprobarlos. Solución: abrir diez nuevas embajadas en el extranjero. Es perfectamente lógico; una legación diplomática requiere unas medidas de seguridad excepcionales y los miembros de la CUP ya han demostrado que en todo lo que tenga que ver con la violencia son unos expertos, así que si se montan esas embajadas habrá una ocasión excepcional para que un buen número de afiliados se coloquen como seguratas.

La solución está en las embajadas