EL PRECIO DE LA CORRUPCIÓN

|

Un profesor austriaco calcula que la corrupción supone un daño equivalente al 1% del  PIB. Lo que está claro es que el dinero se desvía de una mayoría hacia una minoría bien conectada y, por tanto, unos ganan y muchos perdemos. La corrupción, además es la culpable de la  caída de la capacidad inversora del Estado y en la calidad en los servicios (educación, sanidad, seguridad, etc.) que ofrece…
Cuando se habla de una “minoría bien conectada” y hay que poner un ejemplo vale la evidencia de lo sucedido en el PP: los acusados de “hacer cosas feas” en este asunto de la compra y venta de favores (el ex marido de Ana Mato, la ministra de Sanidad; el ex parlamentario Galeote y el ex senador y ex tesorero Bárcenas vieron multiplicados sus ingresos a pesar de su “despido disimulado…”
Y es que la familia es lo primero, oiga… Y aquí ponemos otro ejemplo: el compañero de footing del señor de los hilillos es el presidente de la autoridad portuaria Marín-Pontevedra…
Y hablando de vender (venderse) y comprar  es conveniente recordar que, es necesario que uno dé y otro reciba. Ahí tenemos en Galicia a los generosos empresarios que, en tiempos de Fraga y Feijóo, dieron cuantiosos diezmos a cambio de que les concedieran “primicias” (ser los campeones en las pujas) para grandes obras tan necesarias como el mausoleo del Gaias. Dicen que los populares gallegos ingresaron casi dos millones de euros procedentes de empresas que luego “trabajaron” para la Xunta  
Tengan en cuenta, además, que este juego tiene como principales perdedores a los ciudadanos que vemos como nuestro dinero (en impuestos y tasas) se va por una cloaca… y para muchas empresas que juegan en desventaja al alterarse las reglas del juego.
Esas “cosas feas” sucedían en Galicia donde Feijóo, uno de los favoritos a heredar a Mariano, ve hoy hundir su  futuro   (no les hablo de sus viajes en barco) pues el PP, siendo Fraga el jefe y el subjefe, recibieron dinero de 19 empresas que, después y con intereses, recibían encargos para compensar. De esto Feijóo, Rueda y el sobrino de Fraga – la financiación ilegal del PP gallego– no quieren ni hablar.
Por eso, aunque los papeles de Bárcenas, apuntan a una (añadamos presunta) financiación irregular, se niega una comisión de investigación…
¿No se pudieron negar antes a las “otras” comisiones…?

EL PRECIO DE LA CORRUPCIÓN