LAS PARTES AFORADAS

|

El Tribunal Supremo recibe la primera (habrá más, parece), demanda de paternidad contra su exmajestad Don Juan Carlos I, denunciado por el camarero barcelonés, xxcelentísimo sr. (por si acaso gana), Don Alberto Solá Jiménez, en el Juzgado de Primera Instancia nº 24 de Madrid, que resolvió no admitirla a trámite. Previamente, al demandante tampoco le fue admitida a trámite otra demanda, presentada el 9 de octubre de 2012, en el Juzgado nº 19 de Madrid, por la magistrada María Isabel Ferrer-Sama, argumentando que: de acuerdo con el art. 56.3 de la Constitución, “la persona del Rey (incluido todo él, estimo), es inviolable, y no está sujeto (al menos en ese momento no estaba sujeto, presuntamente), a responsabilidad”. En el momento de autos no se admitió que: demandado y todo apéndice, no eran Reales, porque aun era Príncipe. Barrunto que el camarero pasará a ser, como mucho, solo sobrino 2º del Tío Leandro.

 

LAS PARTES AFORADAS