Pailanes con estelada

|

LOS datos oficiales elevan al prófugo Puigdemont a la categoría de estrella del rock, o más bien del pop; sí, su peinado es más popero que rockero. Hasta 45.000 fans reunió en Bruselas para corear consignas contra España y contra la UE. Los alevines republicanos harían el viaje aprovechando los beneficios del Interrail, los ya maduros lo cargarían al Ayuntamiento y alguno hasta los haría en coche aprovechando el puente, pero lo de menos es cómo llegaron; lo importante es lo que hicieron allí y la verdad es que demostraron que son unos auténticos pailanes. La marcha les abrió el apetito y buen número de ellos se fueron a reponer fuerzas a Sabores de España, un bar que es propiedad de un asturiano. Comieron tortilla española a esgalla y embutidos procedentes de Móstoles, todo regado con sidra y cervezas Estrella Galicia, San Miguel y Mahou. Los que aún tenían ganas de fiesta se dieron una vuelta por el pub Le Roy d’Espagne, denominación que no hay ni que traducir. Ir hasta Bruselas para gritar “Puta Espanya” y acabar comiendo productos del imperio... hay que ser muy tonto.

Pailanes con estelada