REBAJAS

|

Los comerciantes parecen respirar con cierto alivio tras una campaña navideña que esperaban difícil y que al final fue “menos mala”. Pese a la desaparición de la paga extraordinaria en muchos hogares y a la asfixia que supone esta crisis que todavía no está dispuesta a abandonarnos, los ferrolanos han hecho un esfuerzo más para intentar no dejar a los seres queridos sin regalos en estas fechas. Ayer empezó la temporada habitual de rebajas –aunque en esta ocasión muchos establecimientos se adelantaron acogiéndose a la nueva normativa– y lo cierto es que en las primeras horas de la mañana no se registraron las avalanchas propias de esta fecha en años anteriores, pero sí hubo afluencia a los comercios a lo largo del día. Habrá que esperar a las próximas jornadas para ver si el comercio también sale bien librado de esta prueba.

REBAJAS