TEMPORAL

|

Pese a lo esperado y a la alarma surgida por la fuerza de la ciclogénesis “Dirk”, la caída de árboles, carteles publicitarios y vallas, o algunas vías cortadas por inundaciones generadas por las lluvias, así como algún que otro corte de luz, son las principales consecuencias que acarreó el temporal en la comarca de Ferrol. Al margen de los daños materiales, que suponen un costoso gravamen para las administraciones y empresas de servicios, a destacar está el hecho de que la Nochebuena y el día de Navidad son las más perjudicadas desde el punto de vista del comercio, la hostelería y el ciudadano en general. Basta recordar que las cabalgatas y actos lúdicos del pasado martes tuvieron que suspenderse, aun cuando en casos como el de Ferrol la protección que ofrece el consistorio permitiese la presencia de Papá Noel, aunque con escasas visitas ante las inclemencias. Otro año será.

TEMPORAL