Carta a los Reyes Magos

|

Queridos Reyes Magos: Primeramente quiero agradeceros que sigáis siendo los portadores de las más grandes ilusiones que de niños capitaneaban aquel fuerte de vaqueros o la envidiable casa de muñecas ocupando el primer renglón de las infantiles cartas que os enviábamos a través de aquel buzón que teníais a bien colocar en “La Papelera Ferrolana”, ilusiones que no hemos perdido ni los que hoy, por razón de edad, hemos cambiado objetivos por experiencias. Vosotros, queridos Reyes Magos,  seguís siendo un símbolo de ejemplo y esperanza representada en aquello de limpiar los zapatos, acostarnos temprano y dejaros un poco de roscón y una copita de espirituoso para que tuvieseis un descanso entre casa y casa. 
Desde mi agradecimiento sincero me atrevo a haceros llegar a través de esta carta algunas peticiones. Ya sé que somos muchos a pedir, pero, como siempre, mantengo la esperanza de que podáis hacer algo.
Como sabéis, la Iglesia muy bien no anda, tiene demasiados desajustes y vive un momento crítico. Hay demasiadas peleas entre uno y otros y los que mandan, dicen mucho y hacen poco. Hablan, pero su mensaje se pierde porque no emiten en la misma frecuencia de quienes escuchamos y al fin no entendemos, o no quieren que entendamos; tal desazón  provoca que cada día sean más los creyentes (porque a pesar de todo no dejan de creer) que se salen de la Iglesia. Por ello os pido nos traigáis a todos y a la Iglesia, serenidad. Y que los que mandan recuperen la fe y trabajen en evangelizar en vez de politiquear. Y puesto a pedir, os ruego no os olvidéis de esta Diócesis en la que vivo. Le hace falta un choque de vitaminas para que reviva y vuelvan las ganas y la ilusión; que recupere la fuerza y vuelva a ser lo que fue y no se muera del todo, porque está muy malita y el diagnóstico no es muy halagüeño.
Queridas Majestades, sé que pido mucho y quizás sea complicado que traigáis tantos regalos. Sé, también, que, como siempre, lo intentareis y seguro que algo nos regalareis. Os doy las gracias de antemano y espero que el roscón y el espirituoso sean de vuestro agrado. Afectuosamente.

Carta a los Reyes Magos