Los mareantes rurales, contra el mundo feliz de los alcaldes siameses

|

EL conflicto de los del birrete y los de la boina tenía el copyright de los peperos, pero han pasado tantos años desde que consiguieron cerrarlo que ya ha debido caducar la patente. Al menos, eso parece ante la situación que han provocado los mareantes rurales, muy enfadados con la deriva urbanita de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué. Hay que ser bien inocente para pensar que Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, o Martiño “2.0” Noriega iban a meter un pé na lama. Ellos son finos, son de ciudad y no calzan zocos sino zapatos de marca que no están hechos para pisar bosta. El campo que les gusta es el de fútbol –sobre todo en el caso del alcalde de A Coruña–, no el que se distribuye en leiras y en el que pastan vacas. Con los huertos urbanos ya tienen suficiente. ¡Qué pesados son los pailanes!

Los mareantes rurales, contra el mundo feliz de los alcaldes siameses