La jaula de oro

|

Nadie puso en la Constitución algo que dijera así: Los Pueblos de España, adheridos previa y voluntariamente a la conformación territorial del democrático Estado Español… y etc., etc., etc.; y bla, bla, bla. Nadie puso nada parecido, ni venía al caso. Quizá algunos dieron por sentado que todos éramos una piña a la que no había que consultar, porque la consulta ya la había hecho Franco y fue positiva por la gracia de Dios. Por eso pensaron en poner, y pusieron, un artículo muy distinto al de arriba, para trajinar a cualquiera que quisiera irse del asunto. Me repatea que una Constitución, tan moderna y democrática, recurra en su articulado a mantener la unidad territorial a cojones. Al margen de eso de las comunidades autónomas, referendo posterior, y otras alegaciones (hubo ignorancia, ruido de sables, miedo, etc.) Ya había dicho Franco: “Todo está atado, y bien atado”. Por más que me joda, tenía razón. Por eso vivimos en una jaula de oro.
 

La jaula de oro