Metáfora

|

Somos una metáfora que va perdiendo cada vez más la capacidad de explicar el mundo. ¿Vivimos una época de lenguaje zarapastroso?, como asegura Victor G. De la Concha, director del Instituto Cervantes. Tendríamos que salir con pancartas que pusieran “¡venimos a defender el libro!”. Defender el libro es defender nuestra soledad, nuestro criterio, nuestra conversación, nuestra metáfora. ¿Qué es un buen profesor? Alguien que es capaz de entretener al alumno y proporcionarle cinco ideas para que las piense, decía alguien, en algún lugar. La última reforma educativa se ha empeñado otra vez en recortar la enseñanza humanística desde el Estado, lo cual es una alarma para las generaciones futuras. Habrá analfabetos titulados, pero construirán puentes y aviones, incluso curarán enfermos y lo que es más grave, enseñarán. La geografía natural de nuestros niños, un lugar entre internet y su egocentrismo, se rellenará con ciento cincuenta caracteres y que no se parecerá nada a un río a una montaña. El otro, un “navegante” al que se le puede borrar.

Metáfora