El angustioso lío de la Vane

|

LOS votos transportaron a Vanessa Angustia de Pontevedra a Madrid, donde ocupa un escaño en el Senado en representación de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, es decir, en representación de Podemos. Con un compañero de grupo, Iñaki Bernal, de IU, es decir de los que colaboraron para que el sorpaso acabase transformado en tortaso, ha pedido que se prohíba la venta de Coca Cola en la Cámara Alta. La razón de semejante tontería es bien simple: “Si Madrid no fabrica, Madrid no consume”. ¡Qué angustia, en menudo problema se ha metido Vanessa! Si el Día das Letras le coge por Madrid y quiere ir a celebrarlo a un restaurante gallego, no podrá pedir unas cigalitas, tendrá que conformarse con cangrejos del Manzanares, porque “Si Madrid no fabrica, Madrid no consume”. Y si su madre le manda unas filloas, deberá decirle al repartidor de Seur que se las lleve de vuelta, porque “Si Madrid no fabrica, Madrid no consume”. Y el licor café... se siente, anís.

El angustioso lío de la Vane