EN SORIA

|

Soria, el extraordinario ministro de la cosa, lo explicó así, pero no quedó claro: “La parte contratante de la primera parte, va a chingar una subida del X% a la segunda parte de la parte contratante”. Que, traducido a Román Paladino, quiere decir: nalgas abiertas de salto, y brazos en cruz. Espero que la explicación lo haya dejado claro.
Las susodichas retahílas incomprensibles del ministro Soria con respecto a las subidas de la energía eléctrica han dejado de ser míticas para pasar a ser corrientes; aunque explican que “no se ha plegado a las eléctricas”.
Es cierto: se ha esparrochado. Ahora hay acuñado otro término sobre la pobreza: la energética, que ha logrado dejar sin suministro eléctrico a cuatro millones de ciudadanos. Me viene a la memoria aquello que decía, cuando estaba cabreado, un personaje del Bosque Animado, tal que así: “Me caso en Soria”. Pues bien, yo también, me ca…so en Soria.

 

EN SORIA