Una autopista sin ninguna alternativa real

|

Los responsables de Audasa, la propietaria de la Autopista del Atlántico, debieron contagiarse del ambiente festivo previo al Día de los Inocentes y salieron al paso ante el enfado generalizado por el aumento de los precios del peaje, para asegurar que las tarifas que ellos aplican se sitúan en un 7,1% por debajo de la media nacional. La verdad es que es posible que, estadísticamente, pueda ser así (hay un dicho que asegura que un buen estadístico puede demostrar lo que quiera sin tener que mentir), pero, aún así, a los gallegos les cuesta tragar con esa rueda de molino, demasiado grande y pesada. Además, en el caso gallego cualquier incremento de la tarifa es más grave, ya que no existe una alternativa real al uso de esa vía de alta capacidad.

Una autopista sin ninguna alternativa real