El baterista

|

El diablo solo quiere a los guitarristas, nunca supe por qué. Nunca he visto a un batería hacer un pacto con el diablo; una de dos, o los percusionistas son más desconfiados o el instrumento pesa demasiado para llevarlo por caminos polvorientos. La batería es un instrumento árbol, de sombra; de hecho es el último instrumento en recogerse, cuando el resto de la banda ya están borrachos o se han quedado con las chicas. Algunos han cambiado de instrumento por este motivo. El baterista es pesado, de palabra torpe con un aspecto poco intelectual, es algo así como el que cuenta chistes en la fiesta. Es el amigo, no el amante. Charlie Watts, lento anodino, al menos en apariencia; Ringo Star componía canciones absurdas para hacerse notar (Octapussy’s Garden); el aspecto de leñador de John Bonhan, el carácter enfermizo de Keith Moon... Así el diablo que anda por los caminos infinitos no entiende de bosques, solo entiende de mujeres malas que hacen que el narciso guitarrista no tenga hogar.

El baterista