VERSIÓN ESPAÑOLA

|

En el rifi-rafe entre Tsipras y Rajoy hubo cruce de acusaciones nada veladas. Pero la contestación de Rajoy, sobre que “no se pueden hacer promesas por parte de la izquierda radical, que luego no se pueden cumplir ante el pueblo griego”, también se le puede aplicar a Rajoy, en su caso, dándole la vuelta, tal que así: “No se pueden hacer promesas por parte de la derecha radical, que luego no se pueden cumplir ante el pueblo español”.
No obstante, hay una diferencia clara y fundamental entre ambos casos; mientras Tsipras buscaba proteger al pueblo griego de las imposiciones alemanas de austeridad, recortes y miseria, Rajoy las aceptó de parte, nos las impuso, y nos las clavó todas de perfil al pueblo español. Y, muy propio de él, sin vaselina. Un claro ejemplo de amor griego en versión española. Si tuviera que mandar a uno de los dos a tomar por saco, por mentiroso, yo no tendría ninguna duda. ¿Uds. sí?         

VERSIÓN ESPAÑOLA