Lo mejor está por llegar

|

trump ha lanzado la “madre de todas las bombas”. Según la información vertida es la mayor bomba no nuclear que posee Estados Unidos y que sus fuerzas armadas lanzaron el pasado jueves en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar, al este de Afganistán y muy cerca de la frontera con Pakistán. Los portavoces de la casa Blanca declararon que su objetivo era destrozar la red de túneles que los terroristas del Estado Islámico habían cavado durante años y que les permitía desplazarse con seguridad por la zona. Que no había afectado a civiles (extremo mas que increíble porque el petardo no distingue a quien mata y a quien no), que…. vamos, un éxito total. En fin, lo que no se dice, y que cualquiera entiende, es que la tenían parada desde el año 2003 y visto que un nuevo Cheriff llega a la ciudad, que no le tiembla la mano, decidió ponerse el mundo por montera, que se sepa quien manda, y ya que tenemos el artefacto, no vaya a ser que caduque. Este señor, rey de reyes, se pasa por un sitio cualquier recomendación o acuerdo internacional.
Hasta ahora y desde el año 1942 Estados Unidos no solo forma parte de la ONU sino que fue creador. Franklin D. Roosevelt, en plena segunda guerra mundial. La Carta de Naciones Unidas se firmó el 26 de junio de 1945 en San Francisco. Uno de sus objetivos principales y básicos, fue mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz.
Resulta obligatorio que los miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstengan de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas.
Hace unos cinco años se trazaron lo que se denominaron objetivos del Milenio, para adoptar compromisos específicos en la lucha contra el terrorismo y la pobreza, el intento de reforzar la capacidad de la ONU para intervenir en crisis humanitarias y ampliar el Consejo de Seguridad con la entrada de nuevos países.
Todo lo anterior ha sido vulnerado. Las acciones del Presidente son una continua y flagrante violación de los acuerdos internacionales. Y de esto nadie se hace eco. Casi se ríe su prepotencia y chulería. No existe reacción alguna de desde que este señor sentó sus posaderas en el despacho oval. Tampoco con esta ultima intervención unilateral, y sin fundamento alguno. Nadie parece estar capacitado para pararle los pies, o al menos intentarlo. De nuevo, se juzgan inútiles las instituciones internacionales, ocupadas por mandatarios también inútiles, cuyo único merito es reunirse periódicamente para tomar decisiones carentes de practicidad. Pues nada, algunos habían pensado que tras la toma de posesión el señor entraría en cordura y se habría moderado. Nada mas lejos de la realidad. Mas de un iluso creyó que al convertirse en el hombre mas poderoso del mundo, el presidente cambiaría sus hábitos. Craso error. Donald Trump se ha llevado a la casa Blanca sus excentricidades, sus peculiares promesas que hizo en su campaña electoral y sus hábitos poco diplomáticos y en exceso prepotentes. Ya al mes de llegar, el caos y los enfrentamientos con la prensa, los servicios de Inteligencia, el sistema judicial y los líderes extranjeros, fue la tónica general.
Este hombre no deja títere con cabeza, se pasa por el arco de triunfo cualquier norma internacional, y sus golpes de efecto están por encima de todo.
Según dicen los analistas, nunca ha habido un presidente que hiciera tanto en tan poco tiempo. Pues nada, !lo mejor esta por llegar!
 

Lo mejor está por llegar