Necesitamos lo mejor de todos

|

es contaba el martes que en los estatutos del PP se repetía hasta el aburrimiento entre otras, la afirmación del partido como moderado y presto a todos los pactos. Y añadía de mi cosecha “seguramente no han leído esa parte”. Y ahora nos recuerda Cué, en el País, que en plena crisis económica, con Zapatero presidiendo el gobierno, desde el poder económico –y cita en su artículo a Emilio Botín como ejemplo– le pidieron a Rajoy que apoyara al ejecutivo para salir de esa crisis recibiendo el no por repuesta. Debe ser de aquel tiempo en que Rajoy dijo que “cuanto peor mejor…”, para ellos claro. Y es ahora, con una contención salarial y paz, escribe uno de los palmeros de la derecha, no es lo mismo. Casi “sobre el gong” el señor Casado acepta a reunirse con el gobierno y los demás representantes de la sociedad española que tiene y puede que decir y aportar sobre el particular. A todo este barullo, jaleado por grupos afines a la extrema derecha, multiplican a través de las redes sociales bulos y exageraciones sobre el CVID-19 y que la policía cifra en más de millón y medio las cuentas en red recién creadas para manipular información. Recordemos al PP, sobe toda a su aguerrida portavoz, que es lo que quiere el 74% de los españoles
Y es que hasta ahora la derecha política, la económica y la mediática, habían propuesto no una guerra al virus con corona, sino frente al gobierno de coalición que sin duda cometió errores, improvisaciones y fallos pero que con su política social en favor de los más vulnerables. Y ahí están los subsidios para familias, empleados del hogar, pequeños empresarios, etc., amplia la protección social a la que se añaden otras medidas laborales, un esfuerzo económico y, a la vez, una obligación moral que también necesita el aliento y complicidad de todos. En España hay más de medio millón de hogares sin ingresos que ahora, para sobrevivir con un mínimo de decencia, recibirán entre 500 y 950 euros según el número de familiares. Esta defensa los más perjudicados contra todo tipo de desastres son los que merecen, y necesitan, lo mejor de todos. Y nos da el mejor y emocionante ejemplo la sociedad civil en general y en particular esos profesionales que están en primera línea de la lucha contra el enemigo común: el virus, la pandemia. Ellos también precisan el apoyo de los que mandan y deciden por eso es necesario lo mejor de todos. No cuenten con el ciudadano Raioy. El de “cuanto peor mejor”.

Necesitamos lo mejor de todos