Mercedes Milá demuestra que ya está para otras cosas

|

MERCEDES Milá, pija desde la cuna, está a punto de cumplir los 68 años, una edad a la que lo normal es haber acougado ya. Ella, sin embargo, se resiste a hacerlo; siempre le gustó dar la nota; es lo que ocurre cuando uno se pasa media infancia en el Liceo. Hace una temporada provocó a medio mundo cuando le dio por confesar que siempre se meaba en la ducha y poco después volvió a las andadas al calificarse a sí misma como “una mal follá”, condición que explicó añadiendo que llevaba “muchos meses de abstinencia en todos los sentidos”. ¿Muchos meses?, ¿no serían muchos años?, porque se gasta una mala leche... Lo demostró una vez más en la presentación del presidente del Gobierno –por cierto, fue difícil saber cuál era ella y cuál Calleja–, en la que se permitió hacer chistes machistas sobre Albert Rivera. ¡Qué simpatía! Noooo ¡Qué vergüenza! 

Mercedes Milá demuestra que ya está para otras cosas