DESENCANTO COMERCIAL

|

El estudio realizado por el Centro Comercial Aberto Ferrol-A Magdalena no deja duda alguna sobre la opinión de los comerciantes en relación con el cierre al tráfico de dos calles en el casco histórico para alojar terrazas hosteleras. Mantener cortado el tránsito rodado en una ciudad con graves problemas de circulación, sin presencia policial en la mayoría de los casos, y con importantes obras en infraestructuras que ya han modificado recorridos hasta ahora habituales –lo que ha generado no pocos problemas– contribuye al descontento general. La improvisación con la que el Concello decidió peatonalizar dichas calles ha acrecentado el disgusto del sector, que no ve sentido alguno a tal decisión cuando, con mal tiempo pasan días enteros sin que el mobiliario llegue a instalarse en las calles. Las críticas varían sin embargo en función del emplazamiento de las terrazas.

DESENCANTO COMERCIAL