La Esteban sueña con animalizarse

|

Si a los sociólogos, antropólogos y demás amantes de las subvenciones les diese por estudiar a Belén Esteban les sería muy difícil llegar a la conclusión de que tiene alguna utilidad social. Sin embargo, a la princesa del pueblo–por cierto, ¡cuánto daño le ha hecho esa señora a este país!– le da exactamente igual; ella es feliz. Ahora incluso lo es un poco más puesto que se va a casar –hasta ella tiene derecho a ilusionarse en una situación así– y se le nota; ¡vamos si se le nota!, solo hay que leer su último tuit sobre el enlace: “Espero que el día de mi boda la gente coma como animales y beban como cerdos”. Muy propio.

La Esteban sueña con animalizarse