El insulto que está de moda del otro lado de Pedrafita

|

FEIJÓO lleva a gala ser más de Podemos que los de Podemos y lo demuestra con hechos. Pero si se produjese su tan cacareada mudanza a Madrid, tendría que cambiar de título nobiliario, porque calificar a alguien podemita es lo peor que le puede ocurrir del otro lado de Pedrafita. Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez, está sorprendido de que Rajoy se haya vuelto un “podemita” y regale cheque AVE; Cristina Cifuentes, coruñesa por herencia genética –sus abuelos paternos y su padre lo eran– ve al PSOE “irrelevante” y a Sánchez “más podemita que Podemos”; Alfonso Guerra acciona el lanzallamas que tiene por lengua y asegura: “El padre de Podemos es Rajoy y el padrino, Anguita”. Está claro, pues, que ser un podemita es poco menos que ser un indeseable; esa es la sensación que transmiten, aunque Pablo “Viva la Gente” Iglesias se empeñe en modificarla con afirmaciones como “Marx y Engels eran socialdemócratas”. ¿Ignorante o mentiroso? Podemita.

El insulto que está de moda del otro lado de Pedrafita