Los mayores se resisten a cambiar sus hábitos

|

una de las curiosidades de este confinamiento es que los mayores son los que peor lo están llevando. Hablamos de los que hace tiempo que llegaron a la edad de jubilación y que, siendo el colectivo con más riesgo, son los que menos interiorizadas tienen las medidas de protección. Las propias y las ajenas. Y ahí los tenemos, unos dando su paseo matinal, otros bajando a comprar tres o cuatro veces cada día y otros, como un vecino de Melide de 82 años, dando pedales en su bicicleta a diez kilómetros de casa. Cuando la Policía lo paró intentó colarle a los agentes que volvía de la compra, pero cuando le acompañaron a su supuesto domicilio y los habitantes juraron que no lo habían visto en la vida acabó por confesar. Lo de que la sabiduría se gana con la edad no siempre se cumple.

Los mayores se resisten a cambiar sus hábitos