El viaje a Alemania siempre es reprobable

|

ANTES eran los gallegos los que se marchaban a Alemania e incluso lo hacían a moreas; ahora alguno aún va, pero ya es más light. En cambio, los que van para allá a feixes son los eucaliptos. No como árboles, sino ya talados, desmenuzados, tratados, procesados... vamos, después de que les hayan hecho mil perrerías y hayan quedado reducidos a la condición de simple celulosa –¡qué destino más cruel para quien dio sombra a un ecologista durante una correría por un monte!–. Pero a la yihad del alcolito no le llega ni siquiera con el destierro del árbol demoníaco. Una delegación verde se trasladó a Bruselas para reunirse con eurodiputados alemanes y leerles la cartilla –hecha con pasta de papel, claro– por los negocios que su país hace con Galicia... Será mejor mandar celulosa que mano de obra, ¿no? A ver si nos vamos a quedar sin leñadores que corten eucaliptos.

El viaje a Alemania siempre es reprobable