TRANSIGENCIA

|

Pocos ferrolanos pueden dudar hoy en día de que el conjunto de esta comarca ha sido víctima en las últimas décadas más de la transigencia que de la negación al diálogo. Se ha transigido con la desaparición de gran parte de la capacidad productiva del sector naval. Se transigió en su momento con una autopista que solo llegaba hasta Fene –menos mal que el “Discoverer Enterprise” tiró oportunamente con el puente de As Pías–. Y otro tanto se hizo, se viene haciendo y, por lo que se ve, así seguirá siendo con sucesivos compromisos políticos, vengan de donde vengan y procedan de quien procedan, que puedan representar un futuro halagüeño para la zona. En la memoria colectiva perdura lo que el común de las gentes se cuestionaba al evaluar cómo millones de personas se dejaron arrastrar hasta campos de exterminio nazis. Simplemente, transigían; algo que en cierto sentido implicaba mínima confianza en que nada de lo oído podía ser cierto. Por aquí es peor: se transige porque ya no se confía en nada.

TRANSIGENCIA