Tone se la juega con una purga

|

Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, debería de estar abochornado si no fuese un tipo al que todo lo da igual. Si es capaz de andar polo mundo adiante contando que de pequeño vivía en un barrio obrero, afirmación que pone los pelos de punta a todos los que fueron sus vecinos en Maestro Mateo, cómo va a inquietarle que Galicia haya sido, junto a Cantabria y Baleares, la comunidad autónoma que menos dinero aportó para la campaña electoral de Unidas Podemos: 1.000 euros. Como vicario de Pablo Iglesias na terra tendría que estar avergonzado, ya que otras como Valencia se fueron por encima de los 105.000. Veremos si Tone no acaba siendo víctima de una purga, porque el partido anda palmado del todo, pero el jefe ha vuelto a sucumbir a la tentación inmobiliaria y de las arcas moradas han salido dos millones de euros para comprar una nueva sede en Madrid. En mala hora se le ocurrió purgar a Espinar.

Tone se la juega con una purga