Un negocio redondo a cuenta de la polémica

|

buena se ha montado a cuenta de la presencia (mejor dicho, la ya no presencia) en la feria de arte Arco, de unas fotografías de lo que se supone que serían presos políticos en España y entre los que aparecían desde independentistas catalanes hasta los animales que agredieron a los guardias civiles y a sus parejas en Alsasua. Los responsables de la muestra tomaron cartas en el asunto y optaron por retirar la supuesta obra de arte que, además, acabó siendo adquirida por casi 100.000 euros por el socio de Roures (que a tenor de lo pagado, debe ser casi tan millonario como él). Para unos se trata de un atentado contra la libertad de expresión, para otros, el cumplimiento de la ley para evitar la apología del terrorismo. Para los más coherentes y avispados, un negocio redondo.

Un negocio redondo a cuenta de la polémica