Odiame por favor

|

Yo te lo pido, odiame sin medida ni clemencia. Odio quiero más que indiferencia… Y etc, etc, decía una famosa canción. Pero ¡ojito!, como odies y se entere un juez, te la puede liar gorda, acusarte, y hasta enchiquerarte. Ortega y Gasset dijo “El odio es un sentimiento que lleva a la extinción de los valores”, Ya; pero no dijo el odio de quien, ni qué valores. Veamos: ¿Es lícito odiar a quien quiere joder tus valores personales y espirituales, sean los que sean? Los forofos del Madrid y el Barça podrían opinar al respecto. Reconozco sin rubor que odio.
Y mi odio es un sentimiento humano puro, sin deseo de mal alguno hacia el objetivo, u objetivos de mi odio. Odio las guerras y a quienes las provocan; a quienes rechazan seres humanos en sus fronteras, explotan personas, y a quienes violan y maltratan niños. A éstos últimos un huevo. También odio a algún presidente de gobierno, tal vez a algún rey, y a muchos hijos de la grandísima puta.

Odiame por favor