KENNY GARRET: A TODA POTENCIA

|

El Colón acogió otra estupenda velada de jazz, a cargo de Kenny Garret, saxo alto, Vernell Brown al piano, Corcoran Holt al contrabajo, McClenty Hunter a la batería y Rudy Bird a la percusión. Un concierto enérgico, con mucha escenografía, por momentos explosivo, sin respiro, en el que Garret enseñó su poderío y el porque está en el listado de los mejores intérpretes del jazz contemporáneo, alargando las notas hasta el infinito, y llegando a agudos “imposibles” con el instrumento a través de complicados quiebros y cambios de ritmo. Vino a presentar su último álbum “Seeds from the underground”, cuyos temas sonaron en buena parte del concierto, y lo hizo en compañía de unos músicos muy “sólidos”.

Garrett es un músico apasionado, y quiso refrendarlo con una entrada explosiva para proseguir con una aproximación al free jazz, en el que parecía entregado al “llanto” por los agudos alcanzados en el saxo alto. Muy bueno el duelo entre el saxo y la batería de Hunter, varios minutos de un dime y direte” musical destacando el contrabajo de Holt, que incorporó el arco en los temas de más lirismo, y que acabo exhausto tras un magnífico solo. Magnífico el piano de Brown, que acompañó a la perfección a la banda. E imprescindibles los toques de Bird a los timbales, maracas, cortinas y todo tipo de artilugio musical con los que envolvía a cada tema de una atmósfera especial; en ocasiones incluso onírica. Tras unos momentos de “relax” en los que Garret se recreo con el saxo soprano en una composición intimista, de nuevo regresó la energía funk, con coquetos de rap y reminiscencias afrobeat que dieron paso al larguísimo estándar del propio Garrett, “Happy people” que siempre interpreta para cerrar y que se ha convertido en su sello personal. Un tema de larga duración que permite piques entre los integrantes del grupo y como consecuencia la entrega final del público. Un concierto, a toda potencia, en el que los temas, por su amplitud, permitieron unos solos amplios en los que desarrollar motivos e ideas extensas que provocaron ovaciones del público.

KENNY GARRET: A TODA POTENCIA