Otra inocentada

|

Todo vale, que es la hora del patriotismo. No más insultos ni broncas. Hay que tener otras miras.
Y ¿qué mira Rajoy? Seguir. Y para eso está dispuesto a revisar la Constitución; a ceder la presidencia del Congreso, a blindar el estado de bienestar, que nos dejó en un puro malestar, y lo que haga falta. Esto desvela la prensa y muestra la grandeza de miras de Mariano. No repito aquello de a unos lo que sea, a otros la legislación vigente y a quienes lo mantengan en el machito, lo que pidan. También montar en globo.
Y le hace la ola el mayor insultador del reino –condenado por meterse con los vivos y los muertos– un tal Hernando y le aplauden a rabiar todo el equipo (el que está en la pomada y los que están en el banquillo… de acusados), pues fuera hace mucho frío como sabe el recién elegido parlamentario y conocido por sus negocios de intermediación ¿? 
El mismo que durante su etapa en Moncloa gestionó con indolencia y negligencia la crisis catalana; sus recortes que empobrecieron al país y el rodillo del que abusó para colocar a los suyos en la administración y el Gobierno del Estado, desde la justicia hasta el Tribunal de Cuentas, pasando por la televisión pública; el que ninguneó a la oposición, abusó del “decreto ley” y embarro la vida política, pide ahora ayuda “por patriotismo”.
Pide apoyo para la investidura. Verdaderamente es para vestirse de nuevo con la púrpura que da el poder. Lo que le retiraron los ciudadanos el 20-D 
El patriotismo de hojalata. Antes no, ahora sí se puede. Ya toca. Pero si buscamos en las hemerotecas –algo que causo horror al presidente en funciones– nos encontramos con todo aquello que llevaron a los ciudadanos, primero a señalarlo como el político peor valorada en la historia de la democracia y, segundo, retirándole la mayoría y rebajando el número de sus diputados en más de medio centenar…
Y mientras este espectáculo deja “alucinados” a propios y extraños, la sombra de la corrupción persigue al partido que también preside. La jefa de personal del PP reconoció al juez que mintió en el caso Bárcenas, aquello del finiquito en diferido, por orden superior. 
¿Volverá a explicar Cospedal aquello? ¡Que lo haga el lunes, día de los inocentes! Bueno, me abro. Les espero por Reyes. No falten.

Otra inocentada