La CUP se acerca a la independencia

|

LOS de la CUP están muy mal, pero muy mal, muy mal. Ya desde pequeñitos se les va mucho la olla. Su organización juvenil, que se hace llamar Arran, ha lanzado una campaña en Tarragona contra la Lgtbifobia –aversión a lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales– en cuyos carteles se sodomiza al patrón de la ciudad, San Magín; al alcalde, el socialista Josep Félix Ballestero, o al diputado del PP Alejandro Fernández. Ellos lo razonan explicando que la Iglesia propaga el odio contra personas Lgbti... ¡Cuánto daño hacen los porros! Cada día apetece más una Cataluña independiente.

La CUP se acerca a la independencia